¡Todo sobre el uso de lentillas!, mitos y explicaciones

Ventajas y desventajas del uso de lentillas, todos los mitos y sus explicaciones

Todo sobre el uso de lentillas
¿Se pueden perder las lentillas por detrás del ojo? ¿Es verdad que son incómodas? Existen muchos mitos sobre el uso de lentillas y seguro que ya has oído más de uno. Vamos a revelar la verdad que se esconde tras algunos mitos sobre las lentillas.

Mito: Las lentes de contacto se pueden perder detrás del ojo
Realidad: Es físicamente imposible que por el uso de lentillas alguna se pierda "detrás" del ojo. Existe una fina membrana que cubre el ojo y que conecta con el interior del párpado, por lo que la lentilla no puede moverse más allá de la superficie frontal del ojo.

Mito: el uso de lentillas es incómodo
Realidad: Las lentes de contacto blandas son cómodas, fáciles de usar y solo se precisan unos minutos para acostumbrarse a ellas. De hecho, la gente dice que con las lentes de contacto ACUVUE® OASYS® apenas notas el uso de lentillas, que es casi como no llevar nada.

Mito: Las lentes de contacto pueden quedarse pegadas al ojo
Realidad: En la mayoría de los casos, después del uso de lentillas, éstas pueden retirarse fácilmente usando el método que te recomendó tu profesional del cuidado de la visión. Las lentillas siempre acaban retirándose con un poco de paciencia.

Mito: El cuidado de las lentes de contacto es complicado
Realidad: el uso de lentillas es muy fácil, no dan prácticamente ningún problema. Las lentillas reutilizables blandas normalmente sólo precisan un único líquido para limpiarlas, aclararlas y guardarlas. Y las lentes de contacto desechables de reemplazo diario como 1•DAY ACUVUE® TruEye® o 1•DAY ACUVUE® MOIST® no precisan ningún tipo de limpieza: simplemente las tiras al final de cada día. De esta manera puedes elegir si quieres sustituir tus lentes de forma diaria o quincenal.

Mito: con el uso de lentillas, estas se pueden salir del ojo y perder
Realidad: Si se escoge el tipo de lentilla adecuado y se adaptan debidamente, las lentillas deberían permanecer en su sitio casi todo el tiempo. E incluso en el improbable caso de que una lentilla blanda se moviera de su sitio, permanecería dentro del ojo y podrías volver a colocártela bien y mantener el uso de la lentilla.

Mito: Los adolescentes no usan lentillas
Realidad: Muchos adolescentes, e incluso niños, usan lentes de contacto. La edad media a la que los adolescentes empiezan el uso de lentillas es de 13 años. No obstante, hay niños más jóvenes, de hasta 8 años, lo suficientemente responsables para llevar y cuidar sus lentillas. El hecho de estar preparado para llevar lentillas depende más de la actitud y responsabilidad de la persona que de su edad. Tu profesional del cuidado de la visión puede ayudarte a decidir si tu hijo está preparado para el uso de lentillas.

Mito: Las personas mayores de 40 años no deberían usar lentes de contacto
Realidad: Personas de todas las edades usan lentillas, incluyendo personas de edad avanzada, gracias a las lentillas bifocales y multifocales y a las lentes de contacto normales en el caso de la adaptación por monovisión. A pesar de que los ojos sufren una mayor sequedad con la edad, los materiales utilizados en las lentillas de nueva generación hacen que actualmente resulte mucho más cómodo el uso de las lentillas todo el día.

Mito: Es habitual sufrir infecciones con el uso de lentillas
Realidad: Pueden darse casos de problemas de salud relacionados con el uso de las lentillas, pero casi siempre son el resultado de una inadecuada rutina de limpieza y de otras cuestiones relacionadas con el cuidado de las lentillas. Lee la Guía de cuidado de las lentes de contacto de tus lentillas y sigue las indicaciones que te dio tu profesional del cuidado de la visión para el uso de lentillas y su cuidado, y reducirás significativamente el riesgo de infección.

Mito: No se pueden llevar lentes de contacto si se tiene astigmatismo.
Realidad: Las personas con astigmatismo pueden disfrutar de la libertad y de las ventajas que ofrecen las lentillas. Las lentes de contacto ACUVUE® ADVANCE® for ASTIGMATISM combinan el Diseño de Estabilización Acelerada, que ayuda a mantener la lente en su posición correcta cada vez que se parpadea, y la tecnología patentada HYDRACLEAR®, la cual proporciona al uso de lentillas una comodidad excepcional.

Mito: Las lentillas hacen que aumente la miopía en los niños.
Realidad: Un estudio reciente realizado en niños de 8 a 11 años ha demostrado que el uso de lentillas no registra un mayor aumento de la miopía que los que llevan gafas.

Mito: Solo tengo que llevar gafas cuando conduzco
Realidad: Si necesitas una corrección de la visión para conducir, sin duda apreciarás ver con la misma nitidez cuando realizas otras actividades. Si no necesitas una corrección de visión fuerte, las lentillas ACUVUE® pueden ofrecerte la flexibilidad y la libertad para hacer todo lo que quieras y cuando quieras con una comodidad y una nitidez excepcionales. Además, a diferencia de las gafas, con el uso de lentillas, no se ensucian con el contacto, no se empañan, no se caen ni se rompen, y evitan la pérdida de visión periférica